Secretos del cultivo en macetas

Para el cultivo en macetas, hay una serie de factores que debemos contemplar, como el sustrato que emplearemos, que debe proporcionarle los nutrientes necesarios. La maceta que empleemos debe ser de tamaño adecuado para que permita el desarrollo pleno de la planta.

Cuando emprendemos el cultivo en macetas debemos tomar en cuenta que una planta que se desarrolla en una maceta, no crecerá tanto como una que fue plantada en tierra.

Si deseamos cultiva plantas trepadoras, ya sea en jardinera o maceta, debemos contar con un mínimo de 60cm de profundidad y 50cm de ancho.

Las plantas en maceta requieren un buen sustrato y buen drenaje. Para mejorar el drenaje, podemos colocar trozos de tiestos rotos.

La tierra de jardín no sirve para macetas por su contenido de arcilla, además se compacta y puede contener hongos y malas hierbas. Para emplear en las macetas, compraremos sustratos de buena calidad.

Para el drenaje podemos usar perlita, fibra de coco, arena o corcho triturado, que se mezclan con el sustrato, proporcionando un buen aireado y aumentando el volumen. Una buena mezcla es poner partes iguales de turba, fibra de coco y perlita. En el fondo de la maceta, colocaremos trozos de cerámica rota sobre los agujeros, para que no se obstruyan los orificios de drenaje.

Cuando las macetas o jardineras están en la ventana, una buena medida para que la lluvia no salpique los cristales, es colocar una capa de gravilla sobre la tierra.

Si han pasado más de dos años sin cambiar la tierra de una maceta, debemos sustituir los primeros centímetros por un nuevo sustrato. Aunque la solución ideal es cambiar a una maceta de mayor tamaño, colocando sustratos frescos y ricos.

Consejos para el cultivo en macetas: Secretos del cultivo en macetas

Es muy importante airear la tierra en el cultivo en macetas. Cada quince días, removeremos ligeramente la superficie del sustrato, rompiendo la costra que pudiera haberse formado, y aflojaremos levemente las raíces sin dañarlas. Si la tierra está muy apelmazada, podemos removerla con un tenedor, esto facilita la penetración del agua. La mejor forma de oxigenar la tierra es colocar un par de lombrices en la maceta.

Cuando las hojas están polvorientas, las pulverizaremos para limpiarlas. Si se han manchado por la cal del agua, las frotamos con un paño embebido en vinagre, y las enjuagamos inmediatamente con agua de lluvia o destilada. 

Siempre debemos retirar las flores y hojas que se hayan marchitado.

Una vez al año, o cada dos años como máximo, dependiendo de la especie, cambiaremos la maceta por una de un tamaño algo mayor, para que permita un mejor crecimiento a la planta.

Cuando las raíces estén muy crecidas, las recortaremos, para mantener el tamaño de la planta.

Una maceta grande, estimula el crecimiento de la planta, pues deja que las raíces se desarrollen mejor. Una planta grande en una maceta chica, pierde fuerza y puede morir.

Para tener unas macetas de colores realmente originales, nada mejor que hacerlas uno mismo. Con hormigón armado podremos darles la forma deseada y también un color duradero y exclusivo, que se adecue al rincón deseado, y armonice con la decoración y la planta elegida.
Calificación:
reservar hoteles
Recomendamos Leer

Para tener unas macetas de colores realmente originales, nada mejor que...

Para tener unas macetas de colores realmente originales,...
Las macetas de barro, son las más agradables...
0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse