Barniz ignífugo

Una de las medidas de seguridad que se está imponiendo es el empleo de materiales a prueba de fuego para construcciones, como medio de protección pasiva. El barniz ignífugo brinda una protección a la madera y es resistente a las llamas y además evita la propagación del fuego.

Un incendio en el hogar puede tener consecuencias devastadoras, por ello, muchas legislaciones exigen el uso de materiales contra el fuego en las construcciones. Uno de los materiales que más preocupa en este sentido es la madera, por su fácil combustión, que muchas veces se ve ayudada por los tratamientos empleados para su protección o estética. Por este motivo, existen productos que pueden emplearse para actuar como barrera frente al fuego, constituyendo una protección pasiva. El barniz ignífugo resiste la acción de la llamas y evita la propagación del fuego.

El barniz ignífugo está compuesto por resinas de caucho halogenado modificado y aditivos ignífugos que ralentizan la acción del fuego y sus efectos. Simultáneamente puede tener propiedades frente al desgaste y la acción de agentes externos.

El acabado con barniz ignífugo puede ser brillante o satinado, similar al de cualquier barniz. Generalmente viene incoloro, aunque algunas marcas lo ofrecen en varios tonos. Este barniz es duradero, y presenta buenos resultados frente a la humedad.

Aplicación del barniz ignífugo:

Barniz ignífugoPrevio a la aplicación del barniz ignífugo es necesario limpiar la superficie de la madera, eliminando todo restos de otros productos, polvo, humedad o grasa. El tratamiento más habitual es el lijado que se hace en el sentido de la veta. Luego se procede a la aplicación del barniz ignífugo, por lo menos dos capas, para garantizar una protección pareja. El barniz ignífugo debe homogeneizarse completamente antes de utilizarlo. Sobre madera natural, se aplica una primera mano diluyendo el barniz ignífugo en un 10-15% de disolvente. Las manos siguientes recibirán el producto sin diluir. Para el rebarnizado, si el producto viejo está en buen estado, basta con lijar y limpiar la superficie. Luego se aplica el barniz ignífugo sin diluir. Si el barniz viejo está estropeado, debe eliminarse completamente. Esto puede hacerse mediante un rasqueteado, o empleando algún producto quitapintura, luego proceder como si la madera fuese nueva. Para el caso de que el barniz viejo no sea ignífugo, debemos eliminarlo completamente en todos los casos.

Se aplica con pincel, rodillo o pistola de pintar. La aplicación se hará en áreas bien ventiladas, respetando las instrucciones del fabricante. La temperatura de aplicación oscila entre 5-40°C.

Usos del barniz ignífugo:

El barniz ignífugo se emplea en maderas en interiores, puertas, ventanas, techos, paredes de madera, etc. No es aconsejado en lugares que estén en contacto con las manos y objetos, como pasamanos, barandillas, barras de bar, mesas, sillas, u otros muebles, por su carácter termoplástico.

Calificación:
reservar hoteles
Recomendamos Leer

Hay algunos trucos efectivos para lograr simular la nobleza que confieren los...

0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse